hay tantas cosas que me gustan hoy de tí

martes, 7 de octubre de 2008

Una historia de piratas





Y esta no es una historia de piratas de las de antes, una de Robert Louis Stevenson,ni de barbaroja, patapalo, ni nada por el estilo.

Es una historia actual, de la semana pasada.Mientras trabajaba de noche con un compañero,al que cariñosamente le llaman el pirata, empezamos la noche en el confesionario.

Con su carita de no haber roto un plato, de niño bueno, me comunica que ha roto con su novia"al fín" según palabras textuales,claro.
Uff, me pasa por la cabeza que estoy textualmente de acuerdo con él.Ya me había dicho un par de días ante que lo habían dejado en dos ocasiones."Pero esta es la definitiva, por que ahora me ha dejado ella".

Y es que cuando no se tienen las cosas claras,que ahora sí, que ahora no...pues acabas cansandote y es mejor cortar por lo sano.


Es todo un personaje:Ea pues ahora un ratico a trabajar, que después te contaré otra historia....



Resulta que el pirata(yo lo llamo por su apellido)estudió bellas artes y este verano se presentó a las opos pa maestro.O al menos lo intentó.Al parecer, él con el internete como que no se aclara, y una amiga se encargó de ir al colegio dónde se examinaban para ver el día D y la hora H.
Y en eso que se presenta en el colegio, el dia D,día de mercado,saltando con su coche entre puesto y puesto para conseguir aparcar en la puerta del colegio.Tan contento de haberlo conseguido y con una hora de adelanto y todo.....que se fué a dar una vuelta, a comprar melocotones,que si tenían muy buena pinta,que olían a melocotón del bueno,que no estaban tan caros...Me dijo que era la primera vez que había ido a comprar a un mercado.

En fín, que guarda sus 2 kgs de melocotones en el coche y entra al colegio, y le pregunta al bedel que en qué aula se examina y este le dice:Chaval ,llegas 1 hora tarde!!!!!!La hora H eran las 8 am y no las 9, como le dijo su amiga.Y lo peor de todo es que aparcó en la puerta a las 8 menos 10...

Se sentó en la puerta a esperar a su amiga y cuando llegó corriendo por las escaleras,que si no encontraba sitio para aparcar,que vaya mierda de mercao,que tal y cual,el pirata se levanta y le dice:"Toma te regalo 1 kg de melocotones,que están que lo flipas..."


La pobre se echó a llorar,no podía creérselo, no pusieron la hora del examen y toda la semana habían sido a las 9.. A mi compañero no le queda otra,se la lleva, la invita a desayunar y luego se van de cañas.



En fín...que no hay mal que por bien no venga, al día siguiente se fué de viaje pal norte, a pasar frio, que estaba harto de tanto calor.










4 comentarios:

eme dijo...

A mí me paso algo parecido, pero no era yo la que se examinaba. Eran los éxamenes de septiembre y los que se examinaban eran los de 1º de la Eso.
Yo estaba convencida de que era a las 9 y media, pero como no me fio de mi misma lo comprobé el día antes y me dí cuenta de que era a las 8 y media.

Llegó el día y llegué a las 8 para imprimir el examen en el instituto ya que en el pueblo donde veraneo no tengo impresora. Los ordenadores de la sala de profesores no funcionaban y me dijo la jefa de estudios que lo imprimiera desde el suyo.
Total, que cuando lo estaba imprimiendo oigo a mi jefe de departamento que le dice a la jefa de estudios "¿pero qué vamos a hacer con los de 1º de la eso?" y la jefa de estudios le contesta "¿Pues cómo que qué vamos a hacer pues ahí está la profesora?" Por lo visto alguien le dijo que no saqué plaza y pensó que no iba a aparecer por el centro...
Al final de 6 que se presentaron aprobé a uno que no pasó de curso. El resto no escribió casi nada.

supersalvajuan dijo...

Al pirata se le hundió el barco. Si es que ahora lleva todo el mundo piercieng. Por cierto, la canción del mucho mejor, buen grupo de ególatras, vaya camisa del Sr Malla.

alfonso dijo...

joder con la historia,por un segundo pense que ibas a contar otra historia un poquito mas X
;)

Mal bicho dijo...

Joder, pues mira que tio mas zen, que no la despelleja ni nada.
Por otro lado si, Alfonso tiene razón, tenia pinta de que acabarían haciendo el amor salvajemente en los baños.
Por cierto, ¿tu amigo lleva aro en la oreja? ¿ O tal vez lleva un loro ?
Estos piratas de hoy en día ya no son lo que eran.